sábado, 2 de mayo de 2015

Pescadores del Caribe Sur en pie de lucha

Por: Diana Mesén
Mayo 2015

Existe un frase que dice: “nunca duden de la capacidad de un pequeño grupo de personas comprometidas para cambiar el mundo; en realidad, es lo único que lo ha conseguido.” (M. Meade).  En el Caribe Sur de Costa Rica,  existe una organización de pescadores artesanales que demuestra la veracidad de la frase anterior, ellos son la Asociación de Pescadores Artesanales del Caribe Sur-ASOPACS.

Hace poco más de dos años este grupo de pescadores tocó las puertas de la Fundación Interamericana-IAF en busca de aliados que se sumaran a una lucha que habían emprendido para reducir la población de Pez León en su zona de pesca, ya que su presencia estaba afectando el hábitat marino de tal forma que ya empezaban a sentir la disminución de muchas especies de pesca, lo que a su vez estaba impactando sus condiciones económicas y de vida y el de sus familias.  En ese momento eran una organización que apenas empezaban a fortalecer sus capacidades organizativas y a explorar nuevas formas de desarrollo para su sector y región. No se podría decir que poco a poco fueron avanzando, en realidad su crecimiento fue exponencial y en poco tiempo habían sumado a su lucha a una gran cantidad de actores incluyendo al Ministerio de Ambiente-MINAE, liderando el proceso para  la creación de lo que hoy se conoce como la Comisión Nacional para el Manejo y Control del Pez León en Costa Rica dentro de ese Ministerio. A nivel nacional se han convertido en una organización reconocida, con protagonismo a nivel internacional, aprovechando cada espacio y oportunidad para hacer de su lucha un tema país.

En Agosto de 2014, la IAF aprueba un financiamiento por $135.000 a la ASOPACS, para la implementación por tres años del proyecto: “Mejorando la calidad de vida de los pescadores del Caribe Sur Costarricense en base a la conservación del ambiente marino costero y el fortalecimiento local”.  El objetivo de este proyecto es contribuir de manera integral a la calidad de vida de los pescadores locales y a la conservación del ambiente marino costero de la zona; mediante el fortalecimiento organizativo, campañas para la reducción del pez león, la educación ambiental y sensibilización, así como a la creación de una cultura de pesca responsable.  

Pez León

La invasión del pez León representa un grave problema para la zona, principalmente por dos factores, el primero la rapidez con la que se expande y reproduce a lo largo y ancho de la zona geográfica, teniendo  de 1,5 a 2,5 millones de huevos por año; y el segundo factor es   su alimentación  que se basa en pargos, meros, crustáceos, langosta espinoza, entre otros;  especies de  gran importancia para la economía comercial de los pescadores del Caribe Sur.  Esto  por ende provoca  que a su paso y  su rápida reproducción destruyan  hábitats marinos de suma importancia para la sobrevivencia de éstos pescadores. Incluso, los especialistas consideran que  a partir de su establecimiento en un arrecife, en  un periodo de cuatro años perfectamente podría convertirse en el 90% de la fauna de dicho hábitat, además de que aún no se ha encontrado un depredador natural para dicha especie, puesto que perfectamente lo podría ocupar el ser humano si se incentiva el consumo de esta especie.

400 trampas para la captura del pez león, como estrategia de reducción.

Dentro de las actividades del proyecto con la IAF, la ASOPACS trabaja en un sistema de pesca artesanal mediante NASAS;  para la captura del pez León.

 Las NASAS  son jaulas de cedazo, madera y alambre con entradas en forma de “z”, que son construidas por los mismos pescadores. Se calcula que es posible construir alrededor de 7 jaulas por día. Con respecto a su funcionamiento, consiste en lanzarlas al mar con  diferentes tipos de carnada como por ejemplo: pescado, coco, etc.,  a  una distancia de 6 kilómetros  de la costa, con una profundidad de 50 a 100 metros, las cuales son revisadas por los pescadores una por una cada 3 días, utilizando en un promedio unas 7 horas diarias. Cabe destacar que usualmente capturan  de 3 a 4 peces por NASA, y se calcula que hay de 100 a 150  por hectárea.
Una vez que el pez León, es capturado pasa por un proceso interesante; primeramente se mantienen en congelación, luego pasan a una medición de peso y tamaño, para luego ser empacados y por último comercializados en los restaurantes de la zona, siendo ésta una forma de incentivar su consumo en las comunidades. Incluso, ya se han hecho pruebas para fomentar su mercado más allá del ámbito local como San José, sin embargo, este proceso demanda mayor inversión de tiempo y una estrategia de mercado, que se espera haga posible el proyecto IAF-ASOPACS.

Fortalecimiento Organizativo y Sensibilización

El proyecto también apuesta al fortalecimiento del  liderazgo  y organización de la ASOPACS a nivel interno y hacia afuera esto ha contribuido en la promoción y divulgación de la misma por medio de las redes sociales y con la creación de una estrategia de comunicación que organiza actividades integradoras, donde se  imparten charlas y distribuye material sobre los conceptos principales relacionados al tema del pez León; todo esto en las comunidades y haciéndolas participes de lo que pasa en la zona.   
Un ejemplo de estas actividades, es  “El torneo de Captura de Pez León en Manzanillo”, el cual se llevará a cabo  por segundo año consecutivo el próximo 27 de setiembre de 2015. Este evento tiene como objetivo concientizar a la población de que el pez león es un depredador  agresivo y una amenaza; y también promover su consumo local. En el torneo, pueden participar todas las personas que deseen y consiste en una competencia para la captura de éste pez.  Los premios son para el que pesque la especie más grande,  la más pequeña y para el que capture más cantidad y por  lo general se hace en equipos de tres personas, a las que se les ofrece una charla inicial de las previsiones a tomar ya que las espinas de este pez son toxicas.

Marcando la diferencia  

José Ugalde, fiscal, ejecutivo y enlace institucional de la Asociación ejecutora del proyecto, señala que gracias  al proyecto con la IAF la calidad de vida de los pescadores involucrados ha mejorado mucho, de tal manera que muchos de ellos que  no utilizan está técnica de  pesca artesanal,  ahora  están dispuestos a invertir  capital en la compra de los materiales necesarios para la construcción de sus propias NASAS.
Definitivamente es un proyecto innovador y de suma importancia, porque se encarga de atender de forma integral una de las principales amenazas de los ecosistemas marinos del país. Por medio del mismo se han generado más opciones de comercialización para los pescadores locales, ya que también incentiva  valores y conceptos de un manejo responsable de la pesca, pero que a su vez está respondiendo a necesidades de la misma población local y en un gremio como el de los pescadores artesanales que ha estado marginado durante años.  
El avance ha sido considerable, no obstante, aún no es suficiente y nunca va a estar  por demás el continuar reuniendo esfuerzos en pro de esta lucha contra el pez León, que como se mencionó anteriormente al arrasar con el ecosistema marino de la costa del Caribe Sur los pescadores se ven afectados social y económicamente.

Si quieres sumarte a esta lucha, te motivamos a conocer las llamadas “barridas mensuales”, las cuales consisten en limpiar y capturar el pez León,  en aguas poco profundas con pescadores y ayuda de cualquier persona que  desee participar.  Si deseas participar en estas “barridas mensuales” o adquirir más información acerca de la organización, puedes hacerlo  por medio de su página de Facebook: http://www.facebook.com/AsociacionDePescadoresDelCaribeSur o al correo electrónico: asopescadores@gmail.com.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada